martes, marzo 28, 2006

Cortejo imaginario

Para enredarte en mi cama usaría toda clase de palabras y actos. Tus mejillas se colorearían, infantiles tras mi paso, tus ojos no podrían evitarme. Desplegaría mis plumas tornasoles, como el pavo real, recitaría poemas de amor bajo tu ventana, me convertiría en todo lo mujer que quisieras, en ese animal rastrero que ya conozco tan bien, incluso en otros animales que no conozco… todo para que me dejaras pasar entre tus piernas las noches sin sueño.