domingo, marzo 26, 2006

Desvelo y sueño

Quizás sí tenga las palabras para llevarte entre sueños a mi jardín satinado… quizás pueda acompañarte en pensamiento mientras me pongo mis pantalones viejos, o lees lo que he leído, o me tomo una agüita de hierbas. Incluso, podría extender mi mano hacia la tuya, como en mis noches más oscuras y alcanzar a esa deidad menor que juega en mis ojos…

Podría arroparte y cantar en tu oído las palabras más dulces, mientras tus ojos me recuerdan universos que solo he recorrido en mi imaginación tardía. Entre desvelos podría descubrir tu cintura ambigua y recorrer la piel que cubre tus huesos salinos, ser parte de ti por unos segundos pequeños de vaivenes y delicias.

Las palabras se ausentan en mi garganta, mientras las mañanas me devuelven mis dolores y la noche tan llena de quizás, llega a su fin en mi pecho.