lunes, abril 10, 2006

¿Que quieres ser cuando grande?



Creo que cuando niña soñé con ser muchas cosas cuando grande. Quise ser matrona, por que mi gata no paria sin mí a su lado y a mi no me daba asco la sangre. También quise ser pianista, pero mis dedos cortos, según decían, no eran muy ad-hoc. También quise ser escritora de cuentos para niños, pero llegue a la conclusión de que los niños que conocía se merecían cuentos roñosos no más… la lista podría seguir por párrafos y párrafos, pero creo que la cosa más exótica de esa lista era ser ladrona a sueldo de arte.

Soñaba con usar esos trajes negros y bajar por una cuerda hasta el piso de el museo de bellas artes, burlar al guardia que comía donas, violar el código de seguridad y robarme La Gioconda (por decir algo conocido). Obviamente la visión era muy hollywoodense y seguro todo ese show de bajar desde el techo con una cuerda lo saqué de alguna película de ladrones. Ahora que han pasado los años, me parece el absurdo sueño de una niña de ocho años a la que le gustaba el arte y la tele. Aunque debo admitir que, ahora siendo una niña de 23 años amante del arte y de la tele, me pica el bichito de la envidia cuando en las noticias comentan el robo de una obra de arte.

Y si es envidia, por que a mi me encantaría meterme al museo y robarme alguna pieza que me guste, colgarla en mi pared de madera para verla todos los días y contar en mis fiestas de cumpleaños como me la robé, mientras sorbeteamos nuestros martinis secos (que en realidad serian cafés con leche).

¿Qué ñoña no?