miércoles, mayo 17, 2006

Corazón Roto


-Mi bella Princesa, tu enanito no volverá a bailar. Y es lamentable, porque es tan feo, que con seguridad habría hecho sonreír al propio Rey.


-¿Y por qué no volverá a bailar? -preguntó la Infanta con aire decepcionado.

-Porque su corazón se ha roto -contestó el Chambelán.

Y la Infanta frunció el ceño, y sus finos labios se contrajeron en un delicioso gesto de fastidio.


Pobre enanito al descubrir que lo que tenia en frente de él no era un monstruo, si no su propio reflejo. Y maldita infanta, tan linda y fastidiosa, con todo el mundo a sus pies y el futuro por delante.

Este cuento siempre me deja triste.
Me gustaría ser la princesa, pero soy el enanito con el corazón eternamente roto.