viernes, diciembre 29, 2006

Navidad - Mágia

Cada 25 de diciembre por la mañana tengo la pequeña esperanza de que al llegar al living me encontrare con un regalo del viejito pascuero. Al encontrarme con lo que dejamos la noche anterior tal como lo dejamos no puedo dejar de sentirme un poco decepcionada.

Es triste ¿no?... es triste como la magia que vivíamos cuando niñas y niños se va en algún momento. Para mi ese momento fue cuando supe "lo del viejito pascuero", eso marcó para mi la certeza de que nada seria como antes, me marcó más que mi primera menstruación. Claro, cuando una crece aparecen otros tipos de magias, una se enamora, aprende y encuentra caminos insospechados pero eso es todo tan real, tanto menos mágico.

Me sorprende que muchos se hayan enojado con sus padres y madres, por que al final ell@s fueron quienes les dieron magia a su niñez.