martes, octubre 30, 2007

Patita de empanada

El domingo pasado me doblé el tobillo. El dolor era tanto que mi cuerpo se convulsionaba y me bajó la temperatura. Fue horrible. En cuanto llegó B. (tres segundos que parecieron tres horas) me hizo Reiki, abrigamos mi tobillo e hicimos más Reiki, no podía pisar bien. Al otro día amanecí mucho mejor, pero seguí con el Reiki y hoy amanecí casi sin dolor, he recuperado la movilidad, así que espero tener mi tobillo útil muy luego.

Me miro el pie y parece una empanada a veces. Otras está hinchado ridículamente en sólo una parte, como una gran ampolla... está moradito en varios lados. Parece un poco inerte y cochino pese a que lo limpié a conciencia hoy en la ducha.

Coja me siento como una morsa y todo mi cuerpo anda medio tosco. Es raro que con sólo mi pie izquierdo enfermito todo mi cuerpo ande tan raro como si hubiese perdido sensibilidad después del accidente. Me hace pensar un poco en los gatos después de la muerte de alguien de su grupo.

edit 31/10: ¡Wii, casi no tengo hinchado ni morado mi piecito!

jueves, octubre 25, 2007

Sensible

Ayer vi “La dama en el agua” y me dio tanta pena desde el principio, estuve toda la película con ganas de llorar, Cleveland (el protagonista) me daba tanta pena y no fue hasta que él lloró y liberó su pena que yo pude llorar. Y lloré mientras lloraba él y lloré mientras terminaba la película y lloré y lloré. Aun tengo ganas de llorar.

Creo entender que me vi reflejada en él, en esa sensación de que no hay nada en uno que valga la pena, en el no llegar a liberar todo tu potencial por estar encerrado en una pena muy grande. También me emocionó mucho esa entrega de la gente a ayudar, a creer, a trabajar juntos.

---
Hace unos minutos leí el blog de Marga y me ha dejado una sensación muy triste. A veces me gustaría ir borrando los dolores por arte de magia, cerrar heridas, borrar cicatrices o por lo menos dar apoyo y/o herramientas para que cada quien pueda ser capaz de hacerlo por si mism@.

jueves, octubre 18, 2007

Calibrándose

A veces una se da cuenta de que algo en una ha cambiado y que derepente es posible hacer cosas que antes no hubieras hecho. Y hablo de detalles bien chicos, como el que te empiece a gustar la espinaca y el guiso de acelga. Ahora mismo ando rayada con el tejemaneje que son los gustos musicales. O más que gustos... apreciaciones.

Hace mucho quiero escuchar a Pink Floyd, pero aun no puedo, hay algo que me hace rechazarlos, lo mismo The Doors y en general la música de esa época. Entonces sigo explorando otras cosas que si me gustan, como el blues, el rock, el punk y voy llegando de nuevo a las bases. Creo que mi ejercicio es ese, llegar a la raíz, haciendo un viaje en el descubrimiento del sonido madre de algo. Y también el sonido hij@, ti@ y herman@ claro está... por que a veces hay tantas ramificaciones que una no termina nunca la búsqueda.

Ahora mismo estoy pegada con Jimi Hendrix a quien no había podido escuchar, era muy ruidoso para mis oidos... creo que lo que ha cambiado en mí, es que he estado meses escuchando grupos con guitarras crudas y fuertes lo que me ha calibrado para encontrarle la gracia a este músico.

lunes, octubre 15, 2007

De nuevo...

El mes pasado me prometí volver a escribir seguido en el blog y partí bastante bien, pero de nuevo me estanqué. No sé bien qué sea. Mi cabeza anda vacía últimamente. Y creo que mi vida también su tanto... me he encerrado en casa lo más posible, así que no veo mucho, ni vivo mucho. Dentro de casa las cosas hasta ahora tampoco eran propicias para crear.

Hoy les puedo contar que...
  • Cultura Lesbiana tiene nuevo diseño (por fin). No fue grande la modificiación, los colores hicieron todo el trabajo.
  • B. lee, duerme y rabea... y algunas veces encuentra espacio para quererme (:()
  • ¡Me estoy durmiendo y despertando temprano! Y el sueño es reparador y profundo.
  • Mi papá se compró un autito usado y es muy cómodo y grande.
  • Estoy esperando que las papas al horno estén listas

domingo, octubre 07, 2007

Ex

Ayer hablabamos con unas amigas y una de ellas me comentaba que siempre que escribía sobre mi ex decía cosas del tipo “no sé que estaba haciendo con ella” y me preguntaba si realmente hubiera sido mejor que no estuviese en mi vida. La respuesta sincera es que si, cada vez que la veo y converso con ella me siento ajena a los tiempos en que la amaba y me pregunto qué tenía esta mujer que me atraía tanto, pero esto no significa que nuestra relación no haya sido importante o que la borraría de mi vida.

Los meses después de nuestro rompimiento fueron como clases intesivas sobre mi misma, sobre mis límites y también sobre relaciones amorosas. Es extraño pensar que lo más productivo de nuestra relación fue el rompimiento. Como si toda nuestra relación hubiese estado en pie para los meses de duelo.

Tengo muy claro que P. (para guardar su identidad) fue una de esas personas definitivas en mi vida y estoy segura que sería otra Srta. Russ de no haberme tirado a la piscina con ella.... lo que no quita que ahora me parezca extraño haber tenido una relación con ella.